¿Pudor? (Los Lagartijos)

by Juan Manuel Ramírez Velasco on 14 agosto 2008

Si hay algo que me molesta, es ese machismo, y esa misoginia que caracteriza a aquellos emblemas de las costumbres y tradiciones más añejas, vgr. la Iglesia Católica.

La Arquidiócesis de México ha publicado en su página de internet, una serie de recomendaciones enfocados a evitar agresiones sexuales, que caen en la misoginia, y en la total estupidez, rayando en lo absurdo.
Cuando exhibimos nuestro cuerpo sin recato, sin pudor, lo prostituimos porque provocamos en los demás sentimientos hacia nosotros a los que no tienen derecho, a no ser que deseemos ser propiedad pública, es decir, que nos prostituyamos aunque sea mentalmente. Eso es la pornografía: una prostitución mental.

El pudor sobrevive
Por andar a la moda, algunas de nuestras jóvenes, educadas en el valor del pudor, se sienten moletas con prendas que exhiben su cuerpo. Las vemos bajarse pudorosamente la playera ombliguera, arreglarse la falda, cubrir su escote con un suéter. Las más decididas se liberan de la moda y usan ropa cómoda que les permita no ser objeto sexual para los mirones que las rodean, faltándoles al respeto con la imaginación. El recato no está reñido con el buen gusto y hasta con esa cierta coquetería que es esencial en la mujer.
(...)

Cuando todavía son los papás quienes eligen la ropa de sus hijos, procuren no disfrazarlos de adultos ni ponerles ropa provocativa, aunque esté de moda.

Cuando son los hijos quienes eligen su ropa, no permitan que vistan inmoralmente y explíquenles por qué no son buenas ciertas modas. (...)

Si quieres evitar una agresión sexual...
  • No uses ropa provocativa...
  • Cuida tus miradas y tus gestos...
  • No te quedes sola con un hombre, aunque sea conocido...
  • No permitas familiaridades de tus amigos o parientes...
  • No admitas pláticas o chistes picantes...
  • Busca ayuda cuando sospeches una mala intención...

Siempre he pensado que los que más se espantan, y persignan, son los peores; los más perversos, y depravados.

Si tu haces una recomendación de este tipo, ¿qué se puede pensar, y esperar de ti? Que le digas a una mujer -que además de responsabilizarla por los abusos, que son causados por la ropa que usa, lo cual es una tremenda estupidez- que no se vista de manera provocativa para evitar agresiones del tipo sexual, implica que a ellos, esa forma de vestir, los provoca sexualmente, y que "si no se contiene ella, ellos no lo van a hacer"; que desconfies de todos, incluso de ellos, porque un hombre no puede convivir con una mujer sino hay algo sexual de por medio -cosa que ellos piensan, si no, no lo mencionarían-; y que además de todo, "si te violan, es tu culpa; tú te vistes provocativamente, y lanzas miradas que despiertan los más bajos instintos en un hombre. Nosotros te lo advertimos, no es nuestra responsabilidad."

"Por eso papás, no dejen que sus hijas vistan como prostitutas; hay muchos mirones que les faltan al respeto con la simple imaginación." Y yo me pregunto, ¿y cómo saben eso?. Es obvio que sus mentes son las que piensan ese tipo de cosas, y para justificarse -y aparentar algo que no-, lanzan este tipo de recomendaciones, como para que no los provoquen.

Lo increíble es que hay padres que se tragan esto -porque seguro están dentro de ese mismo juego perverso-, y que educan a sus hijos con este tipo de ideas machistas, y misóginas. Malditas neurosis que afectan a los hijos.

El punto, creo yo, consiste en comenzar en eliminar ese tipo de pensamientos, y educar a los hijos con verdaderas bases; CON INFORMACIÓN, no con prejuicios; con una mentalidad sana, y no enferma; con respeto, y no con morbo; con libertades, y no con miedos. En fin, un sin fin de elementos que se me pueden escapar en este momento, pero que son necesarios.

Pero bueno, pido peras al olmo. Mientras haya quien se trague estos cuentos -por su misma enfermedad-, seguirá habiendo violaciones, y demás agresiones sexuales hacia unos y otros.

¡Qué sociedad tan enferma!

Como dice Mafalda: "¿Y Dios habrá patentado esta idea del manicomio redondo?"

Demencial, este es un mundo de enfermos, y locos.

Por último, el texto empieza así:

Los lagartijos
Cuando la calle de Madero de la ciudad de México se llamaba todavía “Plateros”, a finales del S. XIX, los “niños bien” de aquel entonces acostumbraban pasar el día viendo caminar a las muchachas y tomando el sol, por lo que les decían “los lagartijos”. Les encantaba que lloviera porque entonces las jóvenes damitas, vestidas a la moda de entonces, con largas faldas, tenían que recogerse levemente el vestido y les permitían ver ¡los tobillos calzados con púdicos botines!

Me pregunto yo, ¿y cómo saben todo eso? ¿Acaso el autor -o autores- del texto formaba(n) parte de ese grupillo? O mejor aún, ¿su "mejor amigo" le(s) contó?

Ya no hay remedio con esta gente.

Saludos.

2 comments

Y luego se quejan porque uno manda a la chingada a las religiones y sus principales ponentes... ya ni la hacen... caray, muy buen post, me ha gustado hasta las lagrimas...

Saludos y si me lo permites lo recomendare ampliamente...

by Oscar Campos on 15 de agosto de 2008, 15:39. #

Y luego se quejan porque uno manda a la chingada a las religiones y sus principales ponentes, carajo... Me ha gustado tu post...

Saludos y si no tienes problemas, lo recomendaré ampliamente...

by Oscar Campos on 15 de agosto de 2008, 15:42. #